Paraguayitos

09Ago09
Vino blanco (Fotografía: José Escobar)

Vino blanco (Fotografía: José Escobar)

Por José Escobar (josesko@yahoo.com

De un tiempo a esta parte aparecen en los medios unos esporádicos -y siempre concisos- reportajes sobre la situación de paraguayos que llegan a España, y de las penalidades, desconciertos y dramas que en esta modalidad de éxodo subyacen.

El entrevistado generalmente da la sensación (más que nada porque lo afirma) de no saber adónde llega ni a qué. Está triste y perdido. Le sobrevienen los más variados dramas, la inadaptación más demoledora, y no es raro leer que duerma en la (gran) vía, que no tenga qué comer ni dónde quedar, que el trabajo encontrado sea el bluf materializado. La Tierra Prometida como estafa revelada.

Más allá de negar hechos puntuales (de pasar, pasan) existe también otra realidad sistemáticamente soslayada, invisiblemente injusta: la del exilio como posibilidad libre y consentida. Entender que la opción que cada quien tiene de hacer suyo el país o la ciudad que le venga en gana, se trate de Nueva York o Buenos Aires, no pasa tanto por coyunturas insertas en marcos económicos macro sino por muy variadas, y válidas todas ellas, determinaciones personales.

El salir del país no como huida sino como desafío.

Veamos. A falta de censos confiables, (no existen hoy cifras fidedignas) digamos que hay, grosso modo, cien mil paraguayos en España. Cien mil.

El flujo migratorio que empezó tímidamente con el milenio entrante se convirtió en una realidad musculada y recia, autónoma en su saber pararse, consciente de su poderío; las remesas enviadas determinan flujos cambiarios y calibran las divisas, y el euro es hoy en Paraguay moneda común de cambio.

Hay en España Asociaciones de Paraguayos, Casas Paraguayas, comités paraguayos, que se distribuyen el peso y la gestión de una política ausente y que hacen suyas responsabilidades que deberían quizá inscribirse en ámbitos diferentes.

Hay una selección de fútbol ya estructurada (campeones del mundo el año pasado, subcampeones este año), y forofos que la siguen y apuntalan su paso. Banderas albirrojas en un mar de diversidades culturales.

Por haber y no faltar, hay un “Lido Bar” y un “La Paraguayita Internacional” pastel mandi-ó, sopa, y cortes nuestros de asados (están en Cuatro Caminos).

Hay un Chechos donde darle a la cachaca y el regaeton, y hay un “Gran Caimán” (ambos en el pijo barrio de Moncloa). Hay locutorios de y para paraguayos, con chipas en oferta (los quesos son locales).

Hay paraguayos que se sienten paraguayos. Hay paraguayos que no se sienten paraguayos. Hay quienes hablan de tú y remarcan las zetas, hay quienes hablan solo guaraní, y a los gritos, en el Metro.

Hay ilegales, sin papeles, hay legales con los deberes burocráticos bien hechos; los hay quienes viven en un limbo jurídico.

Madrid es hoy una ciudad seductoramente pluriétnica, multicultural, donde convergen todas las palabras y todas las voces tienen cabida.

España se revela así pragmática, dinámicamente cambiante. Y plástica. Asumiendo la metamorfosis de su paisaje social, potenciándolo en el día a día.

Hay barrios de chinos, colombianos, dominicanos, marroquíes, africanos subsaharianos y pakistaníes. No hay lo que no hay.

Hay, en fin,un permanente cruce cultural, hay una mirada abierta.

Se diría que España, a golpe de una migración masiva que no estaba en sus planes, finalmente se escora por una política (una actitud) felizmente pragmática, una política abarcadora que sabe promover un ejercicio diario de tolerancia universal en el que cada quien gestiona a su manera su propio derecho a la diferencia.

Por todo ello es, cuando menos, ingenuo caer en el facilón tópico de que los paraguayos somos a priori todos paraguayitos asustados y perdidos que no sabemos dónde coño estamos parados. Victimizados por una mirada caduca que proyecta en otros sus propios miedos, esa flagrante estrechez de miras paralizadora.

Publicado en ABC Color el martes 9 de diciembre de 2008 [Disponible en: http://archivo.abc.com.py/blogs/post/706/paraguayitos]

Anuncios


No Responses Yet to “Paraguayitos”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: