Propiedad de los Paî Tavyterâ, revalorizada con hallazgo científico

11Mar09

Las figuras rupestres encontradas en las cuevas del cerro Jasuka Venda, en Amambay, son la prueba científica de la primera presencia humana en nuestro territorio, hace 5.000 años, concluyen los expertos.

Por Marco López (marcol@uhora.com.py)

“El arte rupestre impregnado en los abrigos del Jasuka Venda, en el departamento de Amambay, fue realizado por el hombre hace más de 5.000 años.” Esta es una de las conclusiones más importantes a las que llegaron los arqueólogos del Museo Altamira (Cantabria, España).

El equipo de expertos, encabezado por José Antonio Lasheras, llegó al país el año pasado a pedido de Paî Retâ Joaju (PRJ), asociación intercomunitaria de los Paî Tavyterâ, propietaria del Jasuka Venda, también conocido como Cerro Guazú.

En ese lugar –sagrado para los Paî–, Lasheras y los especialistas en arte rupestre estudiaron las inscripciones halladas en las paredes de las cuevas.

Proceso.

“Describimos, anotamos, fotografiamos y dibujamos más de 1.350 signos. Además, analizamos una pequeña excavación arqueológica –de dos metros cuadrados–, donde inventariamos más de 4.000 objetos; pequeñas piedritas, fruto de la talla de los útiles de la industria lítica”, explica el director del Museo Altamira.

Los técnicos siguieron el proceso de investigación este año, analizando y cotejando todos los datos obtenidos del Jasuka Venda, con los del arte rupestre descubiertos en otras zonas de América (Brasil, Argentina, Bolivia y Uruguay).

Asimismo, se compararon las herramientas recolectadas en el sitio con las de la industria lítica producidas en otras regiones.

Para determinar la edad, los objetos fueron sometidos a exámenes como los del carbono 14 y la termoluminiscencia.

Resultado.

El resultado de la investigación es de vital importancia para el Paraguay en cuanto que confirma de forma científica la presencia del hombre en la zona del Amambay hace más de 5.000 años.

Además, Paraguay se inscribe por primera vez en el mapa rupestre mundial. Y en esta materia, Lasheras y su equipo de arqueólogos aún tienen trabajo por hacer.

Divulgación del estudio.

“El siguiente paso es mostrar todo lo que encontramos y los pasos que seguimos en Jasuka Venda a la comunidad internacional”, manifiesta el especialista español.

Los científicos reunidos en el Congreso Internacional de Arte Rupestre en Sierra Capivara (Brasil) serán los primeros en escuchar la exposición del director del Museo Altamira sobre el estudio realizado en las cuevas del Cerro Guazú.

En el evento, que se desarrollará desde el 29 de junio al 3 de julio, también se destacará el hecho de que “la cooperación de un pueblo indígena organizado socialmente, con colegas y científicos de la comunidad paraguaya e internacional pudo llevar con éxito la empresa”.

Lasheras considera que si bien el trabajo en Jasuka Venda ha concluido, este puede ser el primer paso para seguir con la tarea arqueológica en otros sitios del Amambay.

“Me consta que hay predisposición desde la AECID, así como del Ministerio de Cultura, para continuar el trabajo en otros sitios del Amambay. Los paraguayos merecen conocer su prehistoria”, finaliza.

Más seguridad para los Paî.

Graciela Ocáriz, coordinadora ejecutiva del Proyecto Protección y Conservación del Jasuka Venda, destacó el enorme valor de los resultados de los estudios para la causa de los Paî Tavyterâ.

“El trabajo arqueológico se realizó dentro del proceso de registro, inventario y catalogación de los bienes culturales y naturales del Paî Retâ Joaju (órgano que aglutina a las comunidades Paî), explica la socióloga.

En el marco descrito por Ocáriz, que también es miembro de Icomos–Paraguay (Unesco), “la tarea ha concluido con éxito y representa otra garantía jurídica de protección para los derechos de la etnia en el Amambay”, valora la profesional.

Cerro Corá.

Por otra parte, Ocáriz invitó a las autoridades a prestar atención a otros sitios de gran riqueza arqueológica y que no cuentan con ningún tipo de protección.

“En el Parque Cerro Corá hay siete u ocho lugares muy interesantes para el estudio, que están completamente desprotegidos”, alerta la socióloga.

Son cuevas o abrigos con grandes cantidades de inscripción rupestre y que, en opinión del mismo José Antonio Lasheras, son de valor incalculable.

Algunas inscripciones fueron destruidas y otras modificadas por vándalos que dejaron sus marcas sobre los originales inscriptos en las paredes hace miles de años.

Una cultura influyente.

El director del equipo de arqueólogos españoles que se instaló en el Jasuka Venda, José Antonio Lasheras, considera que los hombres que habitaron el Amambay hace más de 5.000 años influenciaron con su forma de expresión a otras comunidades que vivieron a lo largo y ancho del territorio que hoy se conoce como Mercosur.

“Teniendo en cuenta la densidad, cantidad y sobre todo el simple hecho de que en el Jasuka Venda es más abundante el arte rupestre, creo que desde allí se expandió esa forma de expresión”, explica el responsable del Museo Altamira.

Las marcas en las rocas del Yasuka Venda fueron identificadas por los arqueólogos como huellas de ñandú, rastros de venado, huellas de jaguar y otros animales.

Existen muestras de este tipo de arte rupestre en Brasil, Argentina, Bolivia y Uruguay, pero en ningún caso con la misma cantidad y densidad, como en Jasuka Venda.

“Ese núcleo cultural del Amambay, hace más de 5.000 años tuvo la fuerza suficiente como para que sus ideas, sus pensamientos y su forma de representarlo afecten a un territorio enorme”, sostiene La–sheras.

Los guaraníes.

Otras conclusiones significativas del estudio tienen que ver con los guaraníes y sus orígenes.

“Es muy probable que estos hombres, estas comunidades fueran los ancestros de los guaraníes”, comenta el especialista y agrega que “eran hombres como nosotros: Homo sapiens”. Estos se alimentaban de lo que cazaban y recolectaban y formaban grupos humanos de familia extendida de más de 20 individuos y menos de 100. Además, eran seminómadas.

Fuente: Diario Última Hora. Miércoles 11 de marzo de 2009

Anuncios


No Responses Yet to “Propiedad de los Paî Tavyterâ, revalorizada con hallazgo científico”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: