Mitos sobre la identidad paraguaya

11dic07

 

Riña de gallos en Tobatí

Riña de gallos en Tobatí

 

Por Patricio Dobrée (patricio@cde.org.py)

Los siguientes comentarios tienen por finalidad contrastar la tesis formulada por los esposos Elman R. y Helen R. Service en el libro “Tobatí: un pueblo paraguayo”, prologado por Julian H. Steward (1956), y la tesis presentada por Bartomeu Melià durante una de las sesiones del seminario sobre antropología política en el marco de la maestría de antropología social (2006). Ambas tesis coinciden cuando afirman que la identidad paraguaya como pueblo o nación se ha construido sobre la base de un mito acerca del origen étnico de su población y se diferencian en cuanto a los contenidos que dan sustento a dicha narración.

De acuerdo con Steward, los esposos Service parten de una crítica sobre lo que denominan “mito guaraní”, el cual consiste en “una falsa noción de que los paraguayos son esencialmente un pueblo indígena Guaraní, o sea que la herencia cultural, lingüística y física o biológica del pueblo moderno, deriva de los indios guaraníes aborígenes. Y por lo tanto se piensa que el Paraguay debe ser “atrasado” por haber conservado una manera de vida india y no haber logrado adoptar la cultura hispánica” (1956:90). Dicho estereotipo, según esta lectura, fue reafirmado por algunos intelectuales locales, quienes le asignaron un gran valor simbólico y lo utilizaron para fomentar un nacionalismo político. Una de las razones que explica esta creencia se asocia a un prejuicio clasista de sostenido por los sectores más privilegiados de las sociedades latinoamericanas que distinguen la condición “hispana” de las clases altas del origen “indio” de las clases populares. Sin embargo, para los Service, esta segregación se aleja bastante de la realidad y el caso paraguayo exhibe características que la cuestionan. Según su opinión, la cultura hispana que colonizó el continente no presentaba rasgos homogéneos; es decir, podía distinguirse entre la subcultura de los terratenientes que ostentaban el poder y la de los labriegos y trabajadores agrícolas que contaban con menores recursos materiales y simbólicos. Justamente este último sector fue uno de los que participó más activamente en la conformación de la población actual del país. “Pronto los españoles se dieron cuenta de que tenían que casarse dentro de estas familias y adaptarse a un nivel de vida muy bajo, o dejar el país. Los que quedaron, se casaron con las mujeres nativas y se convirtieron en cabezas de unidades poligámicas. A la vuelta de pocas generaciones, era evidente que habían adoctrinado a su progenie racialmente mixta en todos los aspectos de la manera de vida española, con excepción de la lengua. En vez de una clase alta española y una clase baja nativa, en el Paraguay se convirtió, desde el principio, en una mezcla racial de campesinos españolizados” (1956:100). Es a raíz de ello que la pareja de antropólogos considera posible afirmar que la identidad del pueblo paraguayo, o de lo que llaman su “población nuclear”, se caracteriza fundamentalmente por el mestizaje. Como prueba para confirmar esta tesis, los Service hacen un recuento de algunos de los principales elementos de la cultura hispana que se encuentran extendidos en la población paraguaya, pese a las determinaciones particulares que les impuso el contexto local. Entre estos componentes de origen europeo figuran la cría de algunos animales y el cultivo de ciertas plantas; el uso de determinados artículos domésticos; las costumbres sociales; tradiciones como el compadrazgo; la cultura del machismo; y las prácticas religiosas.

 
Bartomeu Melià, por su parte, también postula que la identidad paraguaya se ha construido sobre la base de un mito. Pero en este caso, sus contenidos tienen un sentido inverso. Según su opinión, la idea de una identidad mestiza carece de pruebas suficientes para que pueda ser afirmada de un modo categórico. O en todo caso, si se puede hablar de un proceso de mestizaje, se trata más bien de un fenómeno reciente que se inscribe dentro de lo que él llama una forma de “colonialismo diferido” que recién se ha iniciado hace unos 25 años. Para demostrar su tesis, Melià se remite a fuentes históricas. Según sus argumentos, hasta el siglo XVII la población paraguaya estaba claramente dividida entre el grupo de los españoles, los cuales conformaban una minoría, y la mayoría indígena. En el contexto de los pueblos de las misiones jesuíticas, que agrupaban al 80% de la población paraguaya de aquel momento, se calcula que la relación era de 143.000 indígenas frente a 10.000 españoles. Durante el siglo siguiente, Melià afirma que no se produjeron prácticamente movimientos migratorios. Estos datos lo conducen a sospechar que existen muy pocas probabilidades de que ambos grupos se hayan mezclado para que se produzca el consabido mestizaje ¿Cómo se explica entonces la conformación de la población actual del Paraguay? Melià considera que la Guerra de la Triple Alianza constituye un punto oscuro de la historia del país donde se borran las huellas que permitirían rastrear la genealogía de las familias. La destrucción de gran parte de los registros, incluidos los libros bautismales, ha dejado un vacío que no puede ser reconstruido. Pero aún reconociendo este hecho, Melià sostiene que el mestizaje ha sido inventado por la ideología liberal de principios del siglo XX para fundar una nación sobre una base étnica homogénea. Esta representación distorsionada sobre la identidad paraguaya, así, encubriría el hecho de que la mayoría de la población actual del país es indígena.


De la lectura de ambas interpretaciones sobre la construcción de mitos acerca de la identidad paraguaya pueden extraerse algunas conclusiones elementales y provisorias. En primer lugar, cabe reconocer que la definición de cualquier tipo de identidad en términos esenciales constituye una ficción más allá de cuáles sean sus contenidos específicos. En tal sentido, como proceso dinámico de construcción colectiva, la identidad no constituye un dato fáctico que es posible aprehender. Más bien se trata de una categoría relacional que en determinados momentos puede adquirir cierta estabilidad, pero que siempre se encuentra sujeta a reformulaciones. En tal sentido, la identidad de cualquier grupo humano no se apoya sobre fundamentos esenciales, sino que es producto de representaciones sociales formuladas de modo contingente en el curso de la historia. En segundo lugar, se puede decir que la formulación de un concepto de identidad también es resultado de actos de poder que lleva a cabo un sector particular de la población para disciplinar el campo social de acuerdo a sus propios intereses. Dicho ejercicio del poder, como es sabido, no se realiza de modo unidireccional, sino a través de negociaciones y complicidades con los sectores subalternos. Tanto los esposos Service como Melià, en este sentido, mencionan el papel que han cumplido las elites en la elaboración de los mitos sobre la identidad paraguaya, aunque también habría que analizar cómo otros grupos se han apropiado de esta idea y la han reformulado a través de sus propios discursos. Por último, es importante destacar que el concepto de una identidad única aplicada al grupo de personas integradas dentro de los márgenes territoriales de una nación implica una interpretación bastante reductiva de la realidad, que desconoce e invisibiliza la variedad de subjetividades coexistentes y a la vez enfrentadas en el marco de relaciones de antagonismo. Obviamente todos estos puntos, y otros que no han sido abordados, necesitan ser desarrollados con mayor profundidad. Este breve texto es apenas una primera aproximación al problema planteado.

About these ads


No Responses Yet to “Mitos sobre la identidad paraguaya”

  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: