De la naboria al criadazgo de hoy en el Paraguay

17mar09
Fotografía: Chet Gordon
Fotografía: Chet Gordon

Por Adelina Pusineri (museobarbero@museobarbero.org.py)

1. Introducción

El presente trabajo es condición para la Maestría en Antropología Social, en la asignatura Parentesco. Siendo un breve ensayo, no se entrará en detalles de las variantes en la antigüedad histórica del servicio doméstico: los sirvientes propiamente dichos, los criados, los esclavos, el servicio de niños, niñas, hombres y mujeres según las múltiples diversidades culturales.

Se hace una breve reseña del paso de la naboria (1) colonial al criadazgo (2), – condición de trabajo infantil y sin pago – muy generalizado hasta hoy  en la actualidad paraguaya, de fuerte arraigo cultural y  motivado por una indudable presión socio-económica sobre las familias de los sectores populares, generando una preocupación en diferentes niveles del Estado y de las ONGs, del derecho y la justicia, de la Secretaría de la Mujer, Secretaría de la Niñez y la Adolescencia, de adopción, etc., debido a los múltiples abusos cometidos antes y ahora con los niños-as y las mujeres, trasladando dicha preocupación a escala mundial (3).

2. Esa historia … de la naboria a la criadita-o (4)

El servicio doméstico en América hispana, coincide con el comienzo de la colonización misma (5). Los mestizos americanos en general y los considerados como hijos ilegítimos de las mujeres indígenas con españoles, se criaban en las casas de los españoles para que recibieran…sostenimiento, educación y  afecto, pero eran considerados  sirvientes…los huérfanos y los niños de familias pobres podrían haber sido incluidos en el hogar de manera similar a como era común en la Europa preindustrial (6).

En el Paraguay, con la instauración del servicio de Encomienda por el gobernador Domingo Martínez de Irala en el año 1556, se dispuso discrecionalmente de los indígenas, sobre todo los de la comarca asuncena. En los primeros años de la conquista fueron los que sirvieron de baqueanos y acompañantes de las expediciones transchaqueñas (7) y las mujeres y sus hijos quedaron a merced de sus “señores” encomenderos para los servicios de la agricultura, de las labores domésticas y los niños eran llevados a las “casas señoriales” para “educarse” con los hijos del señor. Debieron servir en todo lo que las familias necesitaran, constituyendo estas prácticas encomenderas, verdaderos… señoríos castellanos y los indígenas cario-guaraní los vasallos de los españoles (8) …

Este primer servicio que los guaraníes prestaban como acompañantes, estaba establecido por la “reciprocidad y amistad” de la primera convivencia hispano-guaraní. El Factor Pedro de Orantes en el año 1553 pidió… que los indios se encomendasen según las leyes reales, Irala describe… “que en esta tierra se tomó y ha guardado están todos los indios adeudados con todos los conquistadores y pobladores por vía de haberles dado sus hijos, hermanas y mujeres y parientes que les servían” (9) …Así el conquistador se hizo de los indígenas para el servicio personal porque no tenían ellos otros bienes valuables (10).

La Encomienda tuvo dos modalidades: la yanacona y la mita, sin embargo el servicio de criados en las casas de los señores: la naboria, – muy poco conocida y por tanto poco citada en las fuentes e investigaciones, – sería el inicio del criadazgo institucionalizado en el Paraguay.

Este régimen de la Encomienda (11) en el Paraguay fue la forma de mano de obra coercitiva más despiadada que se dio en la colonia, aunque vino a suplir a una “esclavitud indígena” de inicios de la conquista. La mita era un sistema por el cual los indígenas eran entregados a los españoles para sus peones o sirvientes. La yanacona era una solapada esclavitud, similar a los siervos de la gleba europeos.

Derivada de la yanacona era la naboria constituida  por los criados y criadas domésticos en total situación de dependencia, la mayoría de las veces eran niñas o niños de corta edad que servían en las casas de los señores españoles o criollos. Incluso hacia el siglo XVII una considerable cantidad de naborías servían en las casas de los “campesinos mestizos” (12).

Es de crucial importancia una cita de Susnik referida a esta práctica que dice… El memorial que cita algunos bandos de Irala después del repartimiento de indios, ilustra la costumbre (13) guaraní de “darles sus hijas o hermanas y venir a sus casas por vía de parentesco y amistad y ansi eran servidos los xpianos porque tenían los xipiados muchos hijos en la gente natural de aquella tierra y a esta causa venían los indios a servir como a casa de parientes y sobrinos” (14)Susnik toma la palabra costumbre de la cita de Pedro de Orantes al decir… Pedro de Orantes aduce como una razón de la necesidad de hacer encomiendas justamente por “la costumbre que los indios tienen de vender sus mujeres e hijas y parientes y que es total destrucción de la tierra” (15) … una costumbre guaraní? Las revueltas guaraní (16) dan otra respuesta a estos “servicios de amigos y parientes” (17), no la de simple costumbre, sino una reacción a la servidumbre a la que eran obligados a cumplir.

Los oficiales reales asaltaban las aldeas-tekoha, de donde sacaban violentamente a los indígenas guaraní, llevándolos hasta las casas de los señores en forma desordenada y violenta. Fueron estas “rancheadas libres” las que proporcionaron a los españoles de su servidumbre y mano de obra, ya que en estas tierras tan alejadas no había ni oro ni otros productos de explotación que los “enriqueciera” y  aplacara sus apetencias.

Para evitar ser llevados en “rancheadas”, los indígenas buscaban “arrimarse” a los señores españoles buscando ser amparados, y  explica Susnik que…la práctica no era extraña a los guaraníes, si consideramos la formación del “gentío-mbyá” y el valor etno-social del “iyá”, del “arrimado” que tiene dueño (17) …Estos “arrimados” constituían la modalidad de yanacona-servidumbre perpetua, causando gran disminución numérica de los guaraní…era el período de la gran crisis social de toda la provincia, muchos hijos de los pobladores criollos y mestizos, hallábanse en pobreza y pleno abandono (18) …no sólo los guaraní sufrían el impacto socio-conquistador, sino que los pobladores rurales se empobrecían y reclamaban atención y auxilio.

Igual condición de criados tenían los llamados entenados (19), cuando los viejos conquistadores a fines del siglo XVI fueron muriendo, se volvió a una práctica tradicional hispana de reunir a los hijastros o hijos ilegítimos en la misma casa del nuevo matrimonio. Luego fue extendiéndose también el término y la modalidad a sobrinos, huérfanos o parientes pobres… la práctica de tener entenados en una familia fue generalizada y ya no se trataba sólo de parientes huérfanos sino también de hijos e hijas de campesinos pobres, quienes eran entregados por sus padres a personas acomodadas que residían en un centro urbano o en la capital (20). En los varios padrones, censos y registros coloniales aparecen viviendo en las casas de las familias españolas “las menos” y criollas, incluso en casa de mestizos campesinos, las categorías de entenados, criados  y esclavos (21).

Al filo de la independencia, reaparecen las categorías de los “agregados” y “arrimados” (22), que también podían ser… ex esclavos que consiguieron su libertad pero que preferían vivir en casa de sus antiguos amos y seguir sirviéndoles a cambio de techo y comida (23).

Potthast, en su magnífico trabajo sobre El rol de la familia en la sociedad paraguaya del siglo XIX, analiza la estructura familiar y doméstica (24), hace un detallado análisis de las unidades domésticas, las-los jefas-jefes de familia, principalmente de Asunción. Se cuestiona lo “rural/urbano”, ya que Asunción tenía para inicios del siglo XIX y la época de los López, características rurales, diciendo de los criados, contrariamente a lo que asevera Telesca (ver cita 22) en cuanto al número de ellos (sean esclavos o no)…además salta a la vista el número relativamente escaso de criados, peones o esclavos, un signo de pobreza del Paraguay…el número del personal de servicio femenino era…claramente superior al masculino. Más del doble del número de criados es, en cambio el porcentaje de las personas que vivían como agregados (4,96%), subordinándose en mayor o menor grado voluntariamente a otro jefe de hogar; también en este caso la mayoría eran mujeres y niñas (25).

Esta autora analiza los documentos de la Sección  Civil y Judicial del Archivo Nacional de Asunción (siglos XVIII/XIX en especial) donde se establecen las penas de entregar a familias en depósito a las mujeres…para mejorar su conducta…en 1850, C. A. López dictó otro decreto, en virtud del cual generalizaba la práctica, hasta entonces voluntaria y espontánea de recoger huérfanos o hijos de pobres e integrarlos como agregados a un hogar (26), era claramente una práctica que persistía y que debió ser “ordenada” jurídicamente para que los huérfanos y pobres tengan amparo en las casas de familias con mayores recursos económicos.

Potthast concluye su estudio de familia/grupo doméstico y destaca que en cada casa/familia, sean casados o no tenían criados… es preciso tener en cuenta que este personal de servicio frecuentemente eran huérfanos o niños provenientes de familias pobres (27). Vuelve a insistir que el servicio doméstico era más de “niños y niñas”, provenientes de familias pobres que se acercaban a las casas de las familias más acomodadas con el fin de encontrar para sus hijos-as educación o pidiendo cumplir el compromiso que contraen al apadrinar a los niños-as, hasta hoy día una relación de parentesco ritual muy difundida a nivel rural (28).

En la búsqueda afanosa de encontrar los “hilos” que conduzcan hasta el criadazgo de hoy la bibliografía fue aportando datos para los “grupos domésticos” y sus formas o expresiones, ya que dentro de ellas se encuentran los “criados-as”. Garavaglia (29),  en su importante aporte sobre la formación del campesinado paraguayo propone… ¿Porqué hablamos de grupo doméstico? Preferimos esta expresión a otras como familia extendida o familia social, porque nos parece de mayor utilidad y consistencia teórica; es decir, el grupo doméstico está constituido por todas aquellas personas que “comen en la misma mesa o que han comido de la misma olla”…siendo parientes o no (esos que conforman la categoría de agregados, entenados, ahijados, hijos adoptivos, etc), viven bajo el mismo techo (30) …esta es la primera cita encontrada con referencia a la categoría de “hijos adoptivos”, es usado por el autor, pero dicha categoría no está consignada en ningún censo.

El mismo Garavaglia se cuestiona  sobre la problemática de los términos y conceptos para diferenciar en el grupo doméstico de “los que viven” (agregados) y de los que son “parientes”, donde…los hijos adoptivos, los entenados, etc, nos muestran una forma de ensanchamiento de los vínculos de parentesco en función de las necesidades productivas de la familia campesina (31) …, diferenciando  a los “agregados” como los que  habitaban en calidad de peones y debían recibir algún pago, de los que a pesar de cumplir con las labores domésticas y la chacra formaban parte de la parentela con dependencia de manutención y sin pago. Un detalle para tener en cuenta: cuando el campesino paraguayo dice “Che rogagua o rogaygua” (los de mi casa) se refiere a su mujer, hijos y a todos los viven en su casa sean  parientes o no. La expresión incorpora trabajo pero no remuneración.

A mediados del siglo XIX, en época de Carlos A. López, se restringía la entrada de extranjeros, contrario a lo que se establecía para los técnico extranjeros que el gobierno contrataba, si éstos llegaban en forma individual tenían  que obtener carta de naturalización  y justificar su estadía y el motivo de su pedido de naturalización podía ser por casamiento…con mujer paraguaya, si adoptaran un niño paraguayo (32) …otra de las pocas referencia a hijos adoptivos.

Con la debacle demográfica provocada por la Guerra Grande y la ocupación de Asunción por los aliados en 1869, la población con hambruna la componían los pocos y desmoralizados  hombres del ejército del Mariscal López que volvían, las mujeres, ancianos y muchos niños, donde…la mitad de los niños (eran) huérfanos (33) …. Este gran desajuste socio-económico provocó la emigración de la población, así muchas mujeres paraguayas buscaban viajar a Corumbá y Cuyaba…el mismo consulado brasileño en Asunción concedía boletos de pasaje (34) …con estos contingentes de emigraciones, las mujeres llevaban sus hijos y los muchos huérfanos que había dejado la guerra. Cuando el ejército de ocupación regresó a sus países de origen, los oficiales llevaron muchos niños y niñas (35).

Pasados los primeros años de la trabajosa reorganización nacional que siguieron a la Guerra del 70, el gobierno paraguayo adoptó medidas para favorecer la inmigración y las iniciativas coloniales y se fijaron detalladamente las concesiones ofrecidas por el Paraguay a los inmigrantes agricultores especialmente de origen europeo. Estos contribuyeron grandemente a la repoblación, instalándose en toda la geografía nacional. Formaron familia con paraguayas debido al desequilibrio  social por la pérdida de hombres en la guerra…un varón con varias mujeres y con gran descendencia, motivo del progresivo repoblamiento del país (36) …Esta es una etapa de acentuado auge del criadazgo debido a la pobreza, al mayor número de mujeres frente a los hombres,  los muchos hijos ilegítimos y  huérfanos hacían inevitable la búsqueda de ingresar  para servir en las casas de familias acomodadas o entregando a sus hijos para criaditos-as (37).

Al inicio del siglo XX  la práctica seguía muy vigente, tanto que las familias acomodadas en Asunción y otras ciudades, demandaban cantidad de servidumbre doméstica con poca paga. Un considerable número de criaditos-as trabajaba en las casas para la ayuda en todos los quehaceres domésticos como limpieza, jardín, crianza de niños (niñeras), etc. Procedían, en su mayoría, de los pueblos del interior y en directa relación laboral o de padrinazgo, ya que muchos de los “patrones” tenían estancias o campos y los hijos de sus peones eran quienes venían a la ciudad a servir en sus casas y a sus familias.

Los pocos trabajos de antropología rural o del campesinado paraguayo, refieren al servicio doméstico de niños o niñas. Así Elman Service y Helen Service, antropólogos norteamericanos de la Universidad de Chicago, investigaron en el año 1948 en el pueblo de Tobatí. Este trabajo sigue siendo con el de Ramiro Domínguez (38) una de las mejores descripciones de la sociedad rural paraguaya. Service relata cómo vivían los sirvientes fuera de las casas de los “patrones” en los ranchos y  fuera de la ciudad (Tobati) y se refiere como una práctica muy difundida  la adopción de niños y niñas y al trabajo de sirvientes diciendo que…es común que una familia respetable tome a un hijo de un pariente más pobre para educarlo o también para una adopción informal, o a un hijo ilegítimo de un pariente pobre y lo educan, las niñas son las preferidas posiblemente porque son más útiles como sirvientes en la casa (39) …(traducción). Son estos niños de familias pobres a quienes se les consideraba propicios para una “adopción informal” (40). En el ambiente rural también se los llama  “guachos” (41), que por lo general son niños huérfanos, que al igual que a los animales, de donde viene el término (42), se los alimenta y cría en casas de las familias que los acogieron y que pueden ser también los padrinos.

Aunque no es tema del trabajo, pero marca el destino de los hijos, son las relaciones y variantes del matrimonio, porque las mujeres paraguayas siempre han preferido las uniones  por…acoplamiento casual (43) …Aseverando Potthast que…La amplia propagación del concubinato y el gran número de “madres solas” y de hijos ilegítimos en el Paraguay del siglo XX se debe – según muchos autores – al desequilibrio total entre los sexos…también se atribuye a la dominancia numérica de las mujeres después de la Guerra de la Triple Alianza, y también al hecho, que esta experiencia se repitiera setenta años después en la Guerra del Chaco (44) …Este tema lo aborda escrupulosamente  Bárbara Potthast-Jutkeit en su libro “Paraíso de Mahoma” o “País de las mujeres?” El rol de la familia en la sociedad paraguaya del siglo XIX (45), como se dijo, el tema de mujeres y las relaciones de parentesco-matrimonios-uniones libres, etc. es cuestión de otra investigación.

3. Un caso muy particular: los niños-as Ache-Guayakí (46), victimas de rapto y entregados para trabajo doméstico infantil.

Siempre fue una incógnita el origen de los Aché y  fue por eso el interés de estudiarlos desde finales del siglo XIX, respondiendo también a los cánones científicos de la época de “develar” los orígenes raciales e investigar a los pueblos “primitivos”.

Fue Damiana (47) una niña Ache-Guayakí capturada por colonos en el sur de la región oriental del Paraguay en el año 1896, posiblemente la primera noticia de una niña Ache entregada como criada. Su vida y destino fueron  azarosos, los relatos de los antropólogos Ten Kate, de la Hitte y de sus captores y asesinos de su familia son terribles, pues fue “en bien de la ciencia”. Estos trabajaban en el Museo de la Plata. Fue llevada a trabajar en Buenos Aires. Unos 10 años después la “estudia” Lehmann-Nitsche, y luego muere en extrañas circunstancias. …Arrancada de su tierra, familia y tribu, Damiana es trasladada a una cultura que no le guarda afecto ni respeto; destinada a la servidumbre, desnudada, humillada, cercenada su libido, medida, castigada, corregida, clasificada, fotografiada, muerta… En los primeros meses del año próximo su comunidad, los Aché, las personas, los de la palabra, le brindarán sus honores funerarios con el ritual que les plazca (48). Hasta hoy día sigue esperando Damiana en el Museo de la Plata su retorno para ser sepultada después de 100 años entre los suyos, los Ache.

Las denuncias y pronunciamientos por las numerosas capturas de las que fueron víctimas los Ache, sean niños o adultos, en la época de Stroessner, llevaron a  manifestarse internacionalmente. Así  Cadogan  llamó a Clastres para que estudiara esta etnia y de alguna manera “protegiera a  estos últimos monteses”. También Meliá, Miraglia y Münzel (49) publicaron en La agonía de los Aché-Guayakí: historia y cantos, en 1973, la denuncia y listado por fecha, de las capturas registradas desde 1959, describiendo, lugar de la captura, hábitat de los capturados, número de capturados (adultos, niños, sexo), hasta el año 1972.
Entre tantos niños y niñas capturados cabe destacar la historia del Prof. Luis Duarte, “Kuchîngi” (50), maestro Ache de las primeras escuelas indígenas. Fue “cazado” en los montes de Caazapá y vendido a una familia paraguaya que lo “adoptó”. También su destino y vida fueron  inciertos  y le tocó reencontrase con sus “raíces” y luchar por la causa de los Aché…en éste contexto  siniestro de muertes y sufrimientos infligidos al pueblo aché por las epidemias y locura criminal del hombre blanco, Luis Duarte recibe el otro choque que acaba de revelarlo a sí mismo: los Aché lo reconocen como uno de ellos, con profundo y emocionante afecto. Desde ahora en adelante, Luis Duarte no cesará de considerarse y afirmarse como un miembro de la etnia Aché (51).  Falleció en el año 2002, rodeado de una familia muy extensa, quien en la actualidad reclama ser reconocida  como una comunidad más de la etnia Aché.
El caso más destacado y de actualidad es el de la nueva Presidenta del INDI, Instituto Nacional del Indígena, Margarita Mbywangi (52). Una niña Aché que a los 4 años de edad fue vendida por paraguayos que se dedicaban a capturar niños y niñas para “venderlos” como criados.
Fue candidata a Senadora por el la Alianza Patriótica que responde al actual Presidente Fernando Lugo. No ganó la banca, pero fue nombrada en el cargo de Presidenta del INDI, a pesar de las diferencias con las otras etnias que no están de acuerdo con su nombramiento,  disidencias que le impiden trabajar con todos los grupos étnicos. No obstante se creó una situación muy especial, al ser  nombrada por el gobierno para atender las cuestiones indígenas a uno de sus miembros.
Margarita Mbyguangi fue en la Convención Constituyente de 1992, una de las  representantes de los pueblos indígenas, quienes reclamaron su participación. Después de la elección de los candidatos de los partidos políticos, fueron admitidos con voz pero sin voto. Esta destacada  mujer Aché se reencontró con los suyos y es hoy una gran luchadora por los derechos de la tierra e igualdad de los pueblos indígenas en el Paraguay.
Son numerosos los casos como este y están referidos en la nueva publicación que con motivo de los 40 años de la denuncia internacional por IWGIA (53) del “Genocidio Aché”, se publicara en un compilado de diferentes artículos de antropólogos destacados como Múnzel, Melía y otros.

4. El trabajo doméstico infantil, debe considerarse trabajo.

Esta problemática del trabajo infantil es preocupación generalizada en América y en el Paraguay. Debe ser reconocido dicho trabajo desde la óptica de los derechos de los niños y adolescentes y debe estar defendido y regido  por el conjunto de instrumentos legales de Derechos Humanos y en concreto por la Convención sobre los Derechos del Niño. El trabajo infantil doméstico también es trabajo, por regla general,…el trabajo realizado por niñas, adolescentes y mujeres en hogares de terceros, constituyen un trabajo y no un aprendizaje o una extensión natural de sus funciones femeninas (54). Esta práctica tan generalizada  envuelve a los niños, adolescentes y mujeres en los trabajos domésticos, mal remunerados y que  por ausencia de oportunidades hoy cada vez mas niños de corta edad entran al mercado de trabajo en condiciones indignas, negándoseles la más mínima oportunidad de desarrollo humano (55).

Según Céspedes (56), sobre una definición de “trabajo infantil”, se considera desde los 7 años y se registra desde las Encuestas de Hogares de 1995, mientras que antes era desde los 10 años. En las boletas censales (57) no se considera trabajo a lo que usualmente son las tareas poco remuneradas o los quehaceres domésticos, llevados a cabo por niñas y las tareas agropecuarias en el área rural.

En su trabajo, Céspedes (58) analizó la problemática de la escolaridad, de la condición social y pobreza de los hogares de donde provienen los niños/niñas trabajadores, la condición de asalariados o no, como es el caso de los criados-as, abarcando todo el país, ya que el muestreo  principal ha sido el censo, arrojando alarmantes resultados cuantitativos de niños/niñas y adolescentes de 7 a 17 años de toda la geografía del Paraguay, donde las zonas rurales son las más impactadas con relación al trabajo de estos niños-as en comparación a las zonas urbanas, no teniendo por lo tanto la misma escolaridad, pues el tiempo dedicado al trabajo impacta en sus estudios y posibilidades de acceder a otras labores, donde además, las condiciones para la salud son escasas o malas. En los hogares con mayor cantidad de hijos  tienen niños-as trabajadores precoces debido a la pobreza, estableciéndose de esta manera el denominado trabajo infantil doméstico.  No fue considerado el trabajo de los niños de la calle, porque esta categoría a la fecha del estudio, no eran tomados  aún como “trabajadores”.

Otras definiciones de la problemática del trabajo infantil, más incluyente es el término hoy más generalizado de “trabajo infanto-juvenil”, ya que se refiere a los niños y adolescentes hasta los 18 años (59).

En resumen, en el Paraguay se considera como trabajo infantil doméstico a toda actividad  realizada por niñas, niños y adolescentes en hogares de terceros, por el cual reciben una remuneración en dinero o en especie. Mientras que el término criada/criado se utiliza para las niñas, niños y adolescentes que se incorporan a una familia, en muchos casos desde muy pequeños, bajo la figura del amparo y realizan actividades domésticas a cambio de techo, comida, ropas, y en algunos casos educación, sin recibir remuneración alguna en dinero.

Las extensas jornadas laborales, la total disponibilidad a cualquier hora, la discriminación de la cual son víctimas, el recibo de propinas, intercambios adversos o remuneración inadecuada, hacen del trabajo infantil doméstico una las prácticas más cercanas a la esclavitud (60) y es considerado por la OIT y las leyes paraguayas como un trabajo peligroso (61).

Como el trabajo que desempeñan por lo general las criaditas-os es dentro de los hogares, aparecen  problemas que tradicionalmente son invisibles, como la violencia doméstica e intrafamiliar. Esto afecta en forma particular a niñas, niños y adolescentes que realizan trabajo doméstico en hogares de terceros, siendo víctimas de dicha violencia, , además del trato despectivo y discriminatorio, explotación y  abuso sexual que no se denuncia, alterando sus frágiles vidas y destruyendo su autoestima (62).

El Estado paraguayo está impulsando desde el año 2006 el “Programa Abrazo” para la eliminación progresiva del trabajo infantil en las calles. A pesar de ello, la cobertura de ésta y otras iniciativas similares continúa siendo insuficiente y hacen falta diversos programas para responder a otras variantes del trabajo infantil a nivel nacional.

Recientemente, la señora Cynthia Bendlin fue galardonada con el premio internacional “Mujer de coraje 2008”, al liderar con “coraje” y enfrentarse arriesgadamente a las “mafias de trata de blancas”. El proyecto de “Prevención del tráfico de personas en el área de la triple frontera” fue auspiciado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), con financiamiento del Departamento de Estados de USA y realizado por varios Ministerios y Secretarías del Estado. Viajó a Washington, donde recibió tan importante premio.

Este Proyecto se lleva a cabo interinstitucionalmente e internacionalmente  para evitar que 6.000 potenciales víctimas de trata de personas de la zona de Triple Frontera, sean engañadas y llevadas por sus “captores” (karia’y ñaña -hombres malos) (63) a otros países para ser explotadas sexualmente, para trabajo infantil e inclusive comercio de órganos, en el que las niñas y niños son los más demandados, siendo hoy día un ingente problema abordado por la OIT, la OIM  y muchas ONGs para combatir el tráfico humano a nivel global.

Podemos adelantar como una conclusión inicial que el motivo cultural de esta práctica coexiste de forma tan antigua como actual,  por la dificultad económica de sustentar a numerosos miembros de la familia y satisfacer sus necesidades básicas (pobreza). Esta imposibilidad hace que  las familias entreguen a sus hijas y también a sus hijos, estos en menor medida, a otras familias más pudientes, para que éstas los críen, les den educación, techo, etc., a cambio de la realización de tareas domésticas, siendo con frecuencia víctimas de explotación, constituyendo un resabio del sistema de la naboria. Es decir, que desde tiempo remoto, en el Paraguay  la población infantil y adolescente fue utilizada como mano de obra doméstica. En la actualidad  corren  el riesgo adicional de ser víctimas del tráfico y trata de personas.

Notas

1. Naboria: Término antillano (Taino) que significa servidumbre doméstica. Según VELAZQUEZ, Rafael E. Breve Historia de la Cultura en el Paraguay. Asunción. Ed. del autor. 1965. p. 25…es la naboria, frecuentemente practicada en el Paraguay: un niño indígena era entregado por sus padres a una familia española o criolla, para que lo educara y vistiera como a cristiano, a cambio de lo cual debía servirla.
2. Criadazgo: término institucionalizado…En: ALVARENGA, Tina…2005, p. 18….  La práctica del criadazgo es una respuesta a las carencias sociales y familiares, que tradicionalmente se ha basado –tal como el padrinazgo– en relaciones cercanas y de confianza de padres y madres con las familias que acogen a sus hijas e hijos, y que se comprometen a mantener y facilitar el vínculo familiar de las niñas y niños. Las patronas y los patrones asumen la responsabilidad de padres y madres en los cuidados de las niñas y los niños que pasan a ser criadas o criados a partir de un acuerdo basado en la confianza.
3. Convenio 138 OIT, Edad mínima de Admisión al Empleo, 1973 ratificado por Paraguay y Recomendación 146 OIT;  UNICEF-ONU y  otros convenios, así como la Constitución Nacional, 1992.
4. HEISECKE, Ernesto y otros. Las criaditas de Asunción. Trabajo Infanto Juvenil 1. Asunción. ASI ES – ATYHA. 1995. p. 23…Niñas criaditas. Una modalidad del trabajo infantil. Las criaditas son una modalidad específica del trabajo infantil, principalmente femenino…p. 28… Definición de criaditas (uso criadita-o femenino/masculino por ser muy generalizado aún en Paraguay, aún cuando la mayoría de las definiciones se refieren a las niñas):… Mujeres  de 5 a 18 años que a cambio de casa, comida y educación (formal) realizan tareas domésticas, mandados, cuidados de niños y otras tareas afines
5. KUZNESOF, Elizabeth. Historia del Servicio doméstico en la América hispana (1492-1980) pp. 25-40. En: CHANEY, Elsa M. y Mary García Castro (Ed.). Muchacha/cachifa/criada/empleada/empregadinha/sirvienta/ y…más nada. Trabajadoras domésticas en América Latina y el Caribe. Caracas. Nueva Sociedad. 1993. 425 p.
p. 25…Su historia ha estado determinada por factores ideológicos tales como la visión corporativista del Estado, el papel del hogar patriarcal y el papel de las mujeres en la sociedad…
6. KUZNESOF: Op. Cit. p. 28
7. Los hombres guaraní de “servicio” para las expediciones, con el dinamismo migratorio del “oguatá”  en busca del mítico “Candiré”, la tierra del metal, noción que tenían del imperio incaico en la zona andina; mito que trasmitieron a los primeros conquistadores.
8. MONTE DE LÓPEZ MOREIRA, Mary. Breve historia del criadazgo. pp. 457-479. En: Historia Paraguaya. Asunción. Vol. XLIII. 2003. p. 467
9. Citado en SUSNIK, Branislava. El Indio Colonial del Paraguay. Asunción. Museo Etnográfico Andrés Barbero. 1965. T.I. p. 9-10, Correspondencia de los Oficiales Reales de Hacienda del Río de la Plata con los Reyes de España, t. 1, Madrid. Requerimiento que el Factor Pedro de Orantes hizo, año 53, al gobernador que poblase pueblos y encomendase indios y pone las razones para la convivencia. p. 205 ctd.
10. SUSNIK: Op.cit. 1965. p. 10
11. La encomienda: mitayo y yanacona, instituida por Irala en 1555 y legalmente en 1956, para ordenar los desmanes de los oficiales reales, a quienes se les repartió las tierras y los indígenas para que las trabajaran. En la forma de Mita por tiempo determinado con pago y con cristianización, bajo el cuidado de un señor encomendero. El Yanaconato era un castigo a todo grupo de indígenas que se rebelaba y era dado en servidumbre perpetua.
12. MONTE DE LOPEZ MOREIRA: Op. Cit. p. 470
13. Negritas,  en adelante serán usadas para resaltar mis  comentarios.
14. SUSNIK: Op. Cit. 1965. p. 10-11
15. SUSNIK: Op. Cit. 1965. p. 18; Correspondencia de los Oficiales Reales de Hacienda del Río de la Plata con los Reyes de España, t. 1, Madrid. Requerimiento que el Factor Pedro de Orantes hizo, año 53, al gobernador que poblase pueblos y encomendase indios y pone las razones la convivencia. p. 205 ctd.
16. Situaciones conflictivas: las revueltas, las que se sucedieron desde la época de Irala por motivos de pérdida de los hombres para acompañantes, de las mujeres para el servicio, por la opresión de las “costumbres”, (poligamia-antropofagia), por la misma misión-doctrina hasta en las reducciones jesuíticas.
17. Primera convivencia del tiempo de Irala y su parentela política guaraní, estos esperando la reciprocidad de su “tovayá”-cuñado español.
18. SUSNIK: Op. Cit. 1965. p. 22
19. SUSNIK, Branislava y Miguel Chase- Sardi. Los Indios del Paraguay. Madrid. MAPFRE. 1995.p. 63
20. MONTE de LÓPEZ MOREIRA: Op. Cit. p. 473
21. TELESCA, Ignacio. Población parda de Asunción a fines del siglo XVIII. pp. 29-50. En: Estudios Paraguayos. Asunción. Vol. XXII y XXIII, Nº 1-2, dic. 2005. En la categoría de esclavos (afro), su índice numérico es elevado a partir de los censos a fines de la colonia….p. 32…El análisis demográfico a partir de los censos tiene sus inconvenientes…por las categorías utilizadas…la división de españoles, negros y mulatos libres y esclavos e indios trabaja al mismo tiempo con categorías geográficas (español), raciales (negro, indio) y jurídicas (esclavo, libre)…Usando estas categorías, en el análisis de los últimos censos (1782) en Asunción el porcentaje de negros/mulatos/pardos/pardos libres y esclavos dice …p. 33…Cabe destacar que 2.703 negros y mulatos en Asunción representan el 24,9% de la población parta (parda?) total…estas categorías eran también considerados “criados”.
22. POTTHAST-JUTKEIT, Bárbara. “Paraíso de Mahoma” o “País de las mujeres”?. El rol de la familia en la sociedad paraguaya del Siglo XIX. Asunción. Instituto Cultural Paraguayo-Alemán. 1996. p. 53…Paraguay a fines de la colonia…Muchos mitayos, que antes habían vivido en sus propios pueblos, ahora vivían como originarios y posteriormente como agregados o arrimados en casa del encomendero. Por esta estrecha convivencia continuó la mezcla de indios con mestizos, blancos y esclavos negros…
23. MONTE de LÓPEZ MOREIRA: Op. Cit: p. 474
24. POTTHAST-JUTKEIT: Op. Cit. 94 – 98
25. POTTHAST-JUTKEIT: Op. Cit. 96
26.   Cfr. POTTHAST-JUTKEIT: Op. Cit. 97; SUSNIK Branislava. Una visión socio-antropológica del Paraguay del siglo XIX. Parte 1ª. Asunción. MEAB. 1992. p. 133
27. POTTHAST-JUTKEIT: Op. Cit. 104
28. Para más información ver trabajo de Raquel Zalazar: El parentesco ritual: el compadrazgo en el Paraguay, presentado para esta asignatura de Parentesco.
29. GARAVAGLIA, Juan Carlos. Economía, sociedad y regiones. Buenos Aires. Ed. de la Flor. 1987. 260 p.
30. GARAVAGLIA: Op. Cit. p. 197-198
31. GARAVAGLIA: Op. Cit. p. 202
32. SUSNIK: Op. Cit. 1992. p. 147
33. SUSNIK: Op. Cit. 1992. p. 190
34. Cfr. SUSNIK: Op. Cit. p. 192, PERARO, María Adenir. A populaçao urbana de Cuiabà em 1890. Ed. UFMT. Cdrom. …nacionalidades….paraguaia…
35. El relato familiar: de parte de la madrastra de mi abuela materna, cuenta que una niña de Asunción fue llevada por un oficial uruguayo. Esta se casó en Tacuarembó, Uruguay y regresó al Paraguay después de un tiempo para buscar a sus hermanos. Se instalaron con su familia en la ciudad de Carapeguá, donde el esposo puso un hotel. Sus hijos uruguayos, a quienes trajo consigo se casaron en esa localidad,  una hija se casó con mi bisabuelo, él que ya había tenido de una relación anterior a mi abuela materna (La uruguaya fue esposa de Nicolás Caballero llamada Isabel, a quien conocí muy anciana). Como estos relatos se cuentan a montones en Paraguay.
36. MONTE DE LÓPEZ MOREIRA: Op. Cit. P. 474
37. IBIDEM: p. 475
38. DOMINGUEZ, Ramiro. El Valle y la Loma. Comunicación en comunidades rurales. Pp. 127-242. En: Suplemento Antropológico. Asunción. Vol. I, Nº 2, Febrero. 1966.
39. SERVICE, Elman y Helen Service. Tobati Paraguayan Town. Chicago. The University of Chicago Press. 1954. p. 150
40. Los términos del guaraní ñembogakuaa o ombongakuaa (hacerlo crecer) utilizado en el ambiente rural y urbano, equivalen a la adopción informal debido a que los padres entregan a sus hijos a otra familia más pudiente para que prosiguiera con su crianza, sin ninguna connotación vinculada a las posibles actividades que realzaría el niño entregado en adopción informal.
41. Cfr. PEREIRA, Leví Marques. Parentesco e organizaçao social Kaiowá. Disertación de Mestrado. Campinas, 1999. p. 151;  Entrevista con albañil  Fernando Delgado…quien no tuvo un criado o criadita en el interior (se refiere al ambiente rural)…, yo sospechaba que mi mamá crió a un nieto huérfano (guacho), pero se crió como sobrino porque era el hijo de mi hermano… y con campesina Romilda Velázquez…los guachos son criaditos, son chicos que se les da a los 2 o 3 años y no se le niega a su mamá y viven como un hijo y se da por ser muy pobres y también porque son sus madrinas o padrinos… “che nda che puakai, che mboriahú”… (yo ya no puedo con ella porque soy pobre) así decían y traían su hija…en la casa de  mi tío vino para todo servicio un “mitaí kainguá” (niño montés), así le decíamos porque era un indígena Mbya de la zona y  hablaba como indígena… Esta práctica,  de tener en pleno siglo XX a niños indígenas será tratado en especial, ya que muchos niños-as Ache Guayakí eran capturados para ser entregados a familias campesinas e incluso urbanas para criaditos-as.
42. PEREIRA: Op. Cit. p. 155
43. Cfr. DOMINGUEZ: Op. Cit. p. 156; POTTHAST-JUTKEIT: Op. Cit. 13
44. POTTHAST-JUTKEIT: Op. Cit. 13
45. POTTHAST-JUTKEIT, Bárbara. “Paraíso DE Mahoma” o “País de las mujeres”?. El rol de la familia en la sociedad paraguaya del Siglo XIX. Asunción. Instituto Cultural Paraguayo-Alemán. 1996. 464 p.
46. Para mas información sobre los últimos silvícolas de la Región Oriental del Paraguay, los Ache, consultar: MELIÁ y otros, 1973; CADOGAN, 1962; CLASTRES, 1968, MÚNZEL, 1972 y muchos otros que trataron el tema de la historia y los raptos, así como las denuncias sobre el “genocidio Aché” y que en este año se cumplen 40 años de la denuncia a nivel internacional, Ver: AUTORES VARIOS. Los Aché del Paraguay: discusión de un genocidio. Copenhague. IWGIA. 2008. 286 p.
47. ARENAS, Patricia y Jorge PINEDO. Damiana vuelve a los suyos En: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-2639-2005-11-21.html
48. IBIDEM.
49. MELIÁ, Bartomeu, Luigi Miraglia, Mark y Christine Münzel. La agonía de los Aché-Guayakí: historia y cantos. Asunción. CEADUC. 1973. p. 68-72
50. EDEB PIRAGI, Philippe, Emiliano Mbejyvagi y Gloria Scappini Meza. Semblanza de un gran luchador indígena. El militante Aché Kuchîngi (Luis Duarte Vázquez) 1932 ¿?-2002. En: http://www.geocities.com/linaje79/luisduarte1.htm
51. IBIDEM.
52. http://www.elmanana.com.mx/notas.asp?id=73687
53. AUTORES varios. Los Aché del Paraguay: discusión de un genocidio. Copenhague. IWGIA. 2008. 286 p.
54. ACOSTA VARGAS, Gladys, Emilio García-Méndez y Soraya Hoyos, (Editores). Trabajo infantil doméstico.¿Y quien la mandó a ser niña?.Santa Fe de Bogotá. Tercer Mundo S. A. /UNICEF. 2000. p. vii
55. ACOSTA VARGAS, Op. Cit. p. viii
56. CESPEDES, Roberto. El trabajo de niños/as y adolescentes en Paraguay 1995. Aproximación cuantitativa. Asunción. UNICEF-OIT/IPEC. 1997. p. 1
57. Este trabajo fue elaborado en base al Censo Nacional de Población y Viviendas de 1992
58. CESPEDES, Op. Cit. p. 32-36
59. ALARCON GLASINOVICH, Walter. El trabajo de niños y adolescentes en América Latina y el Caribe: Situación, políticas y Retos en los años noventa. Pp. 1-107. En: ACOSTA VARGAS, Gladys, Emilio García-Méndez y Soraya Hoyos, (Editores). Trabajo infantil doméstico.¿Y quien la mandó a ser niña?.Santa Fe de Bogotá. Tercer Mundo S. A. /UNICEF. 2000. p. 2-4
60. GONZÁLEZ, Natalia María, OBANDO, Lirio Leticia. Quería una vida mejor… ¿Y qué voy a hacer hoy en día? Análisis cualitativo de entrevistas a ex trabajadoras y trabajadores infantiles domésticos. Asunción, Oficina Internacional del Trabajo, 2003
61. ORTIGOZA de MEDINA, Andreza. Trabajo infantil en el Paraguay. Asunción. Fundación DEQUENI. Web: www.dequeni.org.py
62. ORTIGOZA de MEDINA: Op. Cit. www.dequeni.org.py
63. http://www.abc.com.py/2008-03-06/articulos/397424/cynthia-bendlin-es-mujer-de-coraje-2008

Bibliografía

ACOSTA VARGAS, Gladys, Emilio García-Méndes y Soraya Hoyos, (Editores). Trabajo infantil doméstico. ¿Y quien la mandó a ser niña?. Santa Fe de Bogotá. Tercer Mundo S. A./UNICEF. 2000. 221 p.

ALARCON GLASINOVICH, Walter. El trabajo de niños y adolescentes en América Latina y el Caribe: Situación, políticas y Retos en los años noventa. pp. 1-107. En: ACOSTA VARGAS, Gladys, Emilio García-Méndez y Soraya Hoyos, (Editores). Trabajo infantil doméstico.¿Y quien la mandó a ser niña?.Santa Fe de Bogotá. Tercer Mundo S. A. /UNICEF. 2000.

ALVARENGA, Tina, Marta Benítez y Johanna Walter. Intervenciones frente al criadazgo en el siglo XXI. Antiguas costumbres, prácticas nuevas. Sistematización del programa: “Niñas y niños trabajadores en hogares  de terceros, fortalecidos en la convivencia familiar y comunitaria y protegidos del trabajo doméstico dañino”. Asunción. Fondo para la Igualdad de Género (FIG)-Paraguay, Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (ACDI) Global Infancia, 2005, Nº 2: Serie: Experiencias de trabajo para la igualdad de género en el Paraguay. 53 p.

ARENAS, Patricia y Jorge PINEDO. Damiana vuelve a los suyos En: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-2639-2005-11-21.html

CESPEDES, Roberto. El trabajo de niños/as y adolescentes en Paraguay 1995. Aproximación cuantitativa. Asunción. UNICEF-OIT/IPEC. 1997. 36 p.

DOMINGUEZ, Ramiro. El Valle y la Loma. Comunicación en comunidades rurales. Pp. 127-242. En: Suplemento Antropológico. Asunción. Vol. I, Nº 2, Febrero. 1966.

EDEB PIRAGI, Philippe, Emiliano Mbejyvagi y Gloria Scappini Meza. Semblanza de un gran luchador indígena. El militante Aché Kuchîngi (Luis Duarte Vázquez) 1932 ¿?-2002. En: http://www.geocities.com/linaje79/luisduarte1.htm

GARAVAGLIA, Juan Carlos. Economía, sociedad y regiones. Buenos Aires. Ed. de la Flor. 1987. 260 p.

GONZÁLEZ, Natalia María, OBANDO, Lirio Leticia. Quería una vida mejor… ¿Y qué voy a hacer hoy en día? Análisis cualitativo de entrevistas a ex trabajadoras y trabajadores infantiles domésticos. Asunción. Oficina Internacional del Trabajo. 2003. 120 p.

HEISECKE, Ernesto y otros. Las criaditas de Asunción. Trabajo Infanto Juvenil 1. Asunción. ASI ES – ATYHA. 1995. 177 p.

KUZNESOF, Elizabeth. Historia del Servicio doméstico en la América hispana (1492-1980) pp. 25-40. En: CHANEY, Elsa M. y Mary García Castro (Ed.). Muchacha/cachifa/criada/empleada/empregadinha/sirvienta/ y…más nada. Trabajadoras domésticas en América Latina y el Caribe. Caracas. Nueva Sociedad. 1993. 425 p.

MELIÁ, Bartomeu, Luigi Miraglia, Mark y Christine Münzel. La agonía de los Aché-Guayakí: historia y cantos. Asunción. CEADUC. 1973. 165 p.

MONTE DE LÓPEZ MOREIRA, Mary. Breve historia del criadazgo. pp. 457-479. En: Historia Paraguaya. Asunción. Vol. XLIII. 2003.

ORTIGOZA de MEDINA, Andreza. Trabajo infantil en el Paraguay. Asunción. Fundación DEQUENI. Web: www.dequeni.org.py

PEREIRA, Levi Marques. Parentesco e organizaçao social Kaiowá. Disertación de Mestrado. Campinas, 1999.

POTTHAST-JUTKEIT, Bárbara. “Paraíso de Mahoma” o “País de las mujeres”?. El rol de la familia en la sociedad paraguaya del Siglo XIX. Asunción. Instituto Cultural paraguayo-Alemán. 1996. 464 p.

SERVICE, Elman y Helen Service. Tobati Paraguayan Town. Chicago. The University of Chicago Press. 1954. 337 p.

SUSNIK, Branislava. El Indio Colonial del Paraguay. Asunción. Museo Etnográfico Andrés Barbero. 1965. T.I. 243 p.

SUSNIK, Branislava. Una visión socio-antropológica del Paraguay del siglo XIX. Parte 1ª. Asunción. Museo Etnográfico Andrés Barbero. 1992. 228 p.

SUSNIK, Branislava y Miguel Chase- Sardi. Los Indios del Paraguay. Madrid. MAPFRE. 1995. 452  p.

TELESCA, Ignacio. Población parda de Asunción a fines del siglo XVIII. pp. 29-50. En: Estudios Paraguayos. Asunción. Vol. XXII y XXIII, Nº 1-2, dic. 2005

VELAZQUEZ, Rafael E. Breve Historia de la Cultura en el Paraguay. Asunción. Ed. del autor. 1965. 328 p.

http://www.abc.com.py/2008-03-06/articulos/397424/cynthia-bendlin-es-mujer-de-coraje-2008

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-2639-2005-11-21.html

http://www.elmanana.com.mx/notas.asp?id=73687

Entrevistas:

FERNANDO DELGADO: albañil de 59 años de San Lorenzo (Noviembre, 2008)

ROMILDA VELÁZQUEZ: mujer campesina de 65 años de Borja (Noviembre, 2008)



No Responses Yet to “De la naboria al criadazgo de hoy en el Paraguay”

  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: